15/05/2021
  • 15/05/2021
madres pandemia

Las madres de la pandemia, un año después

By on 02/05/2021 0 64 Views

Cuando en marzo de 2020 se anunciaron los primeros quince días de Estado de Alarma poco podíamos imaginar que más de un año después la pandemia seguiría presente. Y lo que es peor: habría cambiado nuestras vidas quién sabe si para siempre. Para Victoria lo había hecho mucho antes.

Tras un embarazo complicado, esta vecina de Torrelodones pudo perder a su hijo por desprendimiento. Meses antes de que el COVID fuera algo tangible en España, se vio postrada a un sofá con el mayor miedo que puede tener una madre: perder a su hija. “No fuimos conscientes de la proporción de la pandemia hasta que llegó a Italia”, dice. Una visión general.

Hasta entonces no dejaba de ser un “virus chino”. Tan lejos, tan cerca. Llegó el tercer mes del año y a ella le quedaban dos para dar a luz a la pequeña Victoria que nació el 6 de mayo. Las visitas a Puerta de Hierro eran un ejercicio constante de trabajos manuales ante la ausencia de mascarillas. Ella llegó a hacerse protección facial con un protege folios “usado” porque no había otra.

En el centro médico, en la espera, llegó a gastar un bote de 300 mililitros de gel hidroalcohólico. “Era una sensación de que el virus llovía; la gente me cedía el asiento al estar ’embarazadísima’ pero no me movía de mi espacio”. Dio a luz junto a su marido pero tras el parto estuvo sola unos días.

“Quise verlo como algo positivo, el tiempo que nunca iba poder pasar a solas con mi hija” pero no pudo no echar de menos a sus otros dos hijos y a su marido. Después, llegó la presentación a los abuelos por internet. Una manera distinta de ser madre que la ha hecho “ver lo que es realmente importante en la vida”.

¿Nacer con COVID?

Tres días después del nacimiento de Victoria, también en Puerta de Hierro, nació Álvaro. Era el segundo hijo de Carlos e Irene, vecinos de San Lorenzo de El Escorial. Tras unas toses a las que no dio importancia, tras unos dolores propios del embarazo, a Irene le hicieron todo tipo de pruebas hasta descubrir que era positiva en coronavirus.

Monitorizaciones en la tripa fueron las constantes de un momento en el que nadie sabía nada. Sus pensamientos estaban tan dentro como fuera de esa sala. También sus deseos actuales: abrazar con cariño, apretones y besos a su abuela que es, a su vez, doble bisabuela.

Audrey recibió la noticia de estar embarazada de mellizas. “Qué guay, vienen por doble”, dijo. Pero enfermó. Mucho. Tanto que se vio ante una de las preguntas más difíciles que alguien puede hacerse en consonancia con su marido: si la medicación podía dar a elegir entre la vida de sus futuras hijas o la suya.

Salió el sol. Superó aquello y es madre. De nuevo. Victoria, Irene o Audrey son este dos de mayo, Día de la Madre, supermadres. Un año después de que la cabeza viajara a lo inacabable, disfrutan con sus pequeños. Ha pasado todo tan rápido como siempre pero de otra forma. El orgullo de la maternidad en tiempos del COVID. Y todo lo que supuso.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Leer
Privacidad