29/07/2021
  • 29/07/2021
San Lorenzo de El Escorial Fitur 2021

Carta del Director: Fitur sí, pero no así

By on 19/05/2021 0 207 Views

La primera feria que se celebrará en IFEMA será la de Turismo que es la más importante de todas las que se celebran allí. Fitur suele colapsar los informativos nacionales el primer día y los regionales, el resto. En su espacio, se hace lo que a mayor escala se hace en los palcos del Bernabéu: transacciones. Es cierto que si los espacios del campo de fútbol fueran Gucci, esto sería algo así como el mercadillo de los miércoles.


Por allí contonean stands de primera, segunda y tercera que es como la vida misma. Partamos de una base: un municipio turístico, cualquiera, tiene que explotar su valía con un lucroso ánimo. El que los visitantes sigan llegando es, en muchas ocasiones, una cuestión de subsistencia para los negocios de los habitantes del destino en cuestión.


Suele obviarse, sin embargo, el análisis de la competencia. Imbuidos en nuestro día a día, solemos banalizar los riesgos de que haya lugares que por diversas razones lo hagan mejor en el afán de potenciar la llegada de forasteros. Esta comparativa tiene a ‘poderoso caballero‘ como principal rival y suele suceder que, por aquello de la boina a rosca, el mirar por encima de los límites territoriales rara vez sucede.


San Lorenzo de El Escorial, su Monasterio en concreto, ha sido el monumento de Patrimonio Nacional más visitado en los últimos festivos. Un orgullo, sí, pero quitada la interpretación huera, chirle y casi hebén de los dicentes representativos, cabe destacar que es un destino idílico dentro de una región de ciudades superpobladas cuyos habitantes tampoco podían escaparse a lugares como Navacerrada o Manzanares El Real que han estado cerrados a cal y canto.


El municipio del Real Sitio está desde hoy presente en Fitur con un stand propio, algo que no ocurría desde hace dos legislaturas.

El problema de la presencia en la Feria no es tanto de gasto sino de saber en manos de quién tenemos la responsabilidad de Turismo de un municipio como San Lorenzo.

Y mas de saber en manos de quién la tenemos, en manos de quiénes la llevamos teniendo desde hace mucho tiempo.


Carente de un plan estratégico, la llegada de turistas ha ido decayendo como una gota malaya en las últimas décadas. El sangrado producido por lo estático de las ideas, por ponerse una venda en los ojos para que no te vean al no admitir que, ahora, un viaje a Roma con antelación cuesta lo mismo que un desplazamiento interno y al pretender que el Monasterio en sí, lo hace todo.


Ante esta última evidencia, el responsable de Turismo -que habla como Monchito hablaba por José Luis Moreno- ha repetido a machamartillo que su pueblo es mucho más que el monumento. Claro que sí, pero claro que en torno a él (al Monasterio). El edil, atesora inquietud pero atesora necesidad de vivir de algo. Por eso jamás plantará cara a sus ventrílocuos.


Claro que está justificada” la inversión, señaló en la entrevista. Poco más de 24 horas después, sus compañeros, admitían ya el que ‘podían haberse equivocado con la decisión’. Una duda lógica, ambas, porque la apuesta por Fitur de este año está sembrado de titubeos te llames San Lorenzo de El Escorial o Villafranca del Turuncún.


Mas, si el recelo existe, ¿por qué no se opta por la prudencia? Mal compañero de viaje es la “sostenella y no enmendalla”. Picuetos, en idioma ‘chanante’, se quedaron al saber que los mayores negocios, los únicos, de hecho, se harán en los eventos que las marcas han derivado a los hoteles de los cuales no tenían ni idea.


El coste de la presencia de San Lorenzo de El Escorial en Fitur no es ninguna locura: poco menos de 9.000 euros. Aceptable. El enigma es empezar a sumar que si 15.000 de aquí o 3.000 de allá en acciones que se van a presentar. Incalculable, vaya, porque así se quiere que sea. Lo llaman transparencia y no lo es.

La valía de las personas rara vez puede demostrarse en una materia en la que se tiene desconocimiento absoluto. Si a ello se le une el poco calado en el pueblo, el escaso tirón entre las asociaciones o colectivos que puedan estar en la feria y el anonimato total del responsable, poco puede serle exigido. No es la persona ideal como no lo fueron muchas otras antes.


Y no es Turismo o el paro, no. Ni mucho menos. Los equipos ganadores son aquellos que saben explotar el talento de cada uno de sus miembros. Es inconcebible que el edil de Turismo lleve este área y no Comunicación, donde es válido, muy, en un terreno en el que las carencias de su responsable actual son absolutas. O, lo que es peor, partidistas.


Cómo será el miedo al fracaso que habrá barra libre de test de antígenos. Una barra libre a costa del erario público y que tampoco dará para mucho: 600 euros de presupuesto. Los más baratos encontrados por Internet son a 25 pavos. O sea, 24 personas. No, de verdad que no era el año.


ADESGAM o Aranjuez han declinado el acudir con stand propio este 2021. Las previsiones no son halagüeñas: los visitantes serán el 30% respecto al año pasado. Y lo que supone mayor incógnita: los profesionales, en su mayor parte, solo acudirán uno de los tres días. La Comunidad de Madrid, eso sí, es ‘destino socio’…¡cómo si no lo fuera otros años de una feria que se celebra…en Madrid!


Con un rinconcillo hubiera bastado. La región ya sabe la forma y lo que supone el uso del Monasterio como reclamo, véase el Airbus. Una imagen que, “Darío, costó cero euros”, me dicen. Y estoy seguro. Pero me deja un regusto de pago de favores, de ‘estar porque has estado conmigo’. Un pensar que un potencial book de fotos de los concejales con Isabel Díaz Ayuso dando una vuelta por el stand -para que las usen en sus perfiles de redes sociales- nos ha costado la friolera de 8.347,16 euros.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Leer
Privacidad