04/03/2021
  • 04/03/2021
Carlos Verona llegando a la meta

Carlos Verona y el Movistar brillan en París

By on 21/09/2020 0 897 Views

Pocas cosas hay más bonitas que un paseo en bateaux por el Sena, de noche, con Notre Dame iluminado. Es París ciudad de artistas y a donde se van los escritores mediocres a inspirarse, como si de los gorritos de lado salieran las ideas. Desde la Torre Eiffel al Trocadero, de Los Campos Eliseos al Louvre, la capital francesa está diseñada para el amor hortera.

Solo hay una cosa más bonita que todo eso: subirse a lo alto de un podio en el Tour de Francia. Ya lo consiguieron, que yo recuerde, Miguel Indurain, Óscar Pereiro, Alberto Contador y Carlos Sastre de manera individual. Pero también hay mucho de equipos y ese triunfo, hizo subir ayer a Carlos Verona y al único conjunto español como ganadores absolutos en lo colectivo. Dos de dos para el sanlorentino.

Carlos Verona Quintanilla (4-11-1992, San Lorenzo de El Escorial) es un diamante en brutísimo que ha demostrado que si las circunstancias acompañan, es un valor del ciclismo patrio. El serrano ha entrado en el TOP-20 de la carrera ciclista por etapas más importante del mundo. Fue decimonoveno, finalmente, a 1 hora 19 minutos y 54 segundos de Tadej Pogacar, el ganador que hizo historia en una crono.

Ser el decimonoveno de doscientos no es fácil. Pero si algo no lo es es la constancia. Y de eso tienen mucho el deporte en general y el ciclismo: lo difícil no es llegar sino el mantenerse arriba. Así ha sido la carrera de Verona desde el minuto uno que le ha colocado como el tercero en discordia del equipo dirigido a las mil maravillas por Pablo Lastras. Es, por cierto, su mejor clasificación en las siete grandes que ha corrido (tres Vueltas, dos Giros y dos Tours).

Por delante de él dos superclases de su equipo: Enric Mas, que ha completado una última parte de la ronda francesa espectacular, segundo español a la postre por detrás de Mikel Landa y Alejandro Valverde quien a sus 40 años, con sus días y sus noches, ha acabado undécimo, estando gran parte de la competición entre los diez mejores. Y también otro español, Pello Bilbao, que ha cuajado una carrera excepcional.

A Verona tenía que pasarle algo así porque talento le sobra. El chico que entrenaba en Abantos y la Bola del Mundo, que dio de comer a Froome en su casa, que ha sido vapuleado en las redes sociales por decir Jehová, es ahora bicampeón del Tour de Francia por equipos. Su mejor Tour. Un paseo por París, a la sombra del Arco del Triunfo. Un triunfo, tan magnánimo y espectacular, como su grandeza.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Leer
Privacidad